LCC – Header Ad
Hairshop – Header Ad
Kmax – Header Ad

El pelo en la historia de la humanidad

0

El cabello humano parece haberse convertido, con la evolución, en algo inútil, ¡pero no es así! El pelo en la historia tenía la función fundamental de ser visto y sigue conservando esta función.

El peinado del cabello te permite cambiar el aspecto exterior. Un corte o peinado incorrecto puede convertirse en una tragedia (y en la actualidad está reconocido por ley para que un peluquero que está equivocado pueda ser demandado por negligencia e incapacidad profesional). Con el corte correcto se pueden afirmar las raíces, el propio sexo, transmitir creencias religiosas, desafiar a los profesores, hacer nuevos amigos, provocar un escándalo, encontrar un alma gemela, oponerse a las costumbres sociales, ser despedido, y un largo etcétera.

el pelo historia

Arriba “La longitud del cabello es el signo visible de la autoridad de la Cabeza, al igual que el cabello es un elemento esencial para la” dignidad “de un Rey”.
Abajo: una antigua receta egipcia contra la calvicie.

Todos los pueblos de la Tierra, en todas las épocas, han elaborado un código complejo de diferentes peinados para expresar cada etapa de la vida, para comunicar su rol, su estatus social y su identidad cultural. Un ejemplo del pelo en la historia es el de las creencias a través del pelo. Así, para los monjes orientales el cráneo afeitado es un símbolo de castidad, los sacerdotes de las tribus de África occidental conciben el cabello como la sede de Dios y los masai poseen la magia de la “lluvia” solo hasta que se cortan la barba y el cabello.

Otro ejemplo del pelo en la historia es el de los periodistas de televisión de todo el mundo, que se han dado cuenta de que con un peinado anónimo ganan credibilidad. El cabello es un medio de expresión inevitable y, al saber leerlo, revelan incluso lo que a veces nos gustaría ocultar, como la edad, el grupo étnico al que pertenecemos, el credo político, el grado de educación.

Cabello y personalidad
Pero todo esto sigue siendo simplista y no es suficiente para explicar cómo, desde entonces y en todas las civilizaciones, el pelo ha sido un elemento fundamental de la personalidad, el apoyo de la belleza, el encanto y la seducción y a veces del poder, y cómo incluso hoy en día, el cabello conserva un profundo valor simbólico.

El hecho es que estamos acostumbrados a considerar el cabello como un “atributo sexual” y, si el cabello se ha ido, podemos vivir esta condición como una regresión a un estado, como el infantil, en el que aún no están bien diferenciados los sexos y roles, con los derechos y poderes que estos conllevan. Por lo tanto, la pérdida de cabello se experimenta inconscientemente como castración, pérdida de virilidad, fuerza, juventud, masculinidad o feminidad.

pelo en la historia

La institución de la “chierica” ​​en algunas órdenes monásticas tiene un profundo valor simbólico: renunciar al pelo para expresar su indiferencia ante las instancias mundanas.

Por lo tanto, es comprensible que las enfermedades del cabello y/o del cuero cabelludo constituyan un problema existencial preocupante, que cuestiona la imagen física y el estado psíquico de los hombres y mujeres afectados. El cabello se convierte rápidamente en una fuente de desesperación cuando se debilita o solo se vuelve indomable y poco atractivo.

La mujer y el cabello
En la mujer, sin embargo, en pelo en la historia ha ido cambiado y cada vez parece más afectada por los problemas del cabello. Tal vez debido al estrés al que está más sujeta en la era moderna, la calvicie puede ser un síntoma de un patrón hormonal alterado y, por lo tanto, debe tratarse con la debida atención.

Si es verdad que a menudo el hombre acepta de mala gana una calvicie prematura, para una mujer este problema puede asumir las características de una tragedia real. Por lo tanto, vale la pena hacer todo lo posible para mantener un cabello sano y vigoroso, confiando en la medida de lo posible que sean posibles terapias preventivas apropiadas.

Compartir.

Dejar una Respuesta