Kmax – Header Ad
LCC – Header Ad
Hairshop – Header Ad

Piel, pelos y cabellos. Funciones biológicas

0

La piel es un órgano en constante mutación que comprende diversas células y estructuras especializadas. Tiene gran importancia en el cuerpo humano y en el cuerpo de los mamíferos en general. Y es el segundo órgano en el cuerpo de tamaño y es absolutamente necesario para la supervivencia de un individuo. En efecto, la piel hace de intermediario entre el medio ambiente externo y las partes internas del cuerpo, controlando los continuos cambios que tienen lugar a través de sus múltiples capas.

La piel yace en el tejido grasa subcutánea que es para la gran parte compuesto por una suave red de fibra de colágeno, células adiposas y tejido muscular. Esta disposición multiestratificada deriva del ectodermo y del mesodermo del embrión, el cual da vida tanto en la epidermis (La capa externa visible a ojo desnudo) y al derma (la capa interior).

La piel desarrolla numerosas funciones:

  • Actúa de soporte físico resistente; protege las capas subyacentes de las agresiones externas e impide la absorción de las sustancias químicas indeseables y potencialmente nocivas.
  • Deshacemos de materiales de desecho como sales y agua
  • Es capaz de mantener constante la temperatura
  • Contiene pigmentos de melanina que protegen por exceso de rayos ultravioleta.
  • Permite percibir a nivel sensorial, temperatura, presión, dolor y forma gracias a un complejo sistema de receptores sensoriales.
  • La epidermis y en particular, la capa más exterior de las capas de piel, la capa córnea, proporciona una protección pasiva para contrarrestar el acceso de organismos patógenos oportunistas.

La piel también desempeña una función inmunológica

La piel juega un papel importante desde el punto de vista inmunológico ya que desempeña la función de los vigilantes inmunizante. Se comporta como una verdadera barrera protectora que, a su vez, permite completa interacción con el mundo exterior. Esencial para muchas de estas propiedades es el apéndice del folículo piloso.

¿Por qué está compuesto el pelo?

El pelo se compone de dos estructuras separadas:

  • el folículo que tiene su sede en la piel y
  • el tronco que está fuera de ella.

El pelo está constituido por queratina, la misma sustancia que son hechas las uñas y la capa superior de la epidermis (capa córnea). Distintas células estacionadas en la raíz del cabello producen queratina y melanina, dando color al cabello. Es importante señalar que el cabello es la única estructura corporal capaz de renovarse completamente, sin dejar cicatrices. Su función principal es la de garantizar la protección contra la pérdida de calor a través de la formación de una invisible capa aislante.

Diversas especies de mamíferos desarrollan pieles invierno especialmente frondosos dotadas de capacidad de conservación térmica superiores gracias a la progresiva adaptación al medio ambiente circundante. El pelo de las nutrias, por ejemplo, sirve para atrapar una capa de aire en torno al cuerpo tal que éstos puedan conservar mejor el calor y aumentar la capacidad de flotación cuando nada. Muchas especies mudan del pelo para adaptarse a los cambios estacionales. Esta es una característica muy difundida en la naturaleza.

Los pelos y el sexo

Los pelos son también indicadores de desarrollo sexual. Se manifiesta a través de la expresión de caracteres sexuales secundarios, como el desarrollo de la barba y pelos corporales en el hombre o el crecimiento de la crines en León.

Los pelos son muy importantes también para atraer a los compañeros. Su calidad y la distribución de su color se interpretan como señales de buena salud y fuerza de un individuo. Son también útiles para estrategias de mimetización de supervivencia, cuando algunos colores se confunden con medio ambiente en que vive el animal permitiéndole no ser visto. La fibra pilífera constituye también un válido auxilio para la protección del cuerpo; desarrollar una barrera sólida es útil para proteger la epidermis de los daños menores y los rayos ultravioleta.

Pelos “especializados”

Las pestañas y las cejas que son pelos con objetivo: protegen a los ojos de polvo y el sol. Los pelos de nariz detienen las partículas extrañas transportadas por el aire antes de que éstas puedan dirigirse hacia los pulmones. Los pelos presentes en el cuero cabelludo garantizan un cierto grado de aislamiento térmico. Algunos folículos pilosos poseen una red de nervios muy desarrollada que está alrededor de modo que pueda proporcionar informaciones sensoriales respecto del medio ambiente circundante.

Resultado de imagen de función protección pestañas

Todas estas características constituyen una gran ventaja para muchas especies que requieren capacidades sensoriales ampliadas. En consecuencia el folículo piloso desempeña una función de gran relevancia para la supervivencia de la mayor parte de los mamíferos.

En los seres humanos, desde un punto de vista biológico, el pelo ha ido progresivamente perdiendo importancia aunque siga desempeñando una limitada función casual y protectora.

Compartir.

Dejar una Respuesta