El PRF de IDI: ¿el fin de la calvicie?

1

La técnica de las inyecciones de PRP para contrarrestar la calvicie se ha enriquecido con otras variantes: el PRF, un concentrado de plasma de los mismos pacientes.

Algunos medios de comunicación lo han presentado (para variar) como la cura definitiva para la calvicie, pero esta es más bien solo una prueba clínica. Una prueba realizada por el Instituto de la Inmaculada Dermopático de Roma y la Universidad Católica, en una variante de PRP (plasma rico en plaquetas) llamado PRF, cuyos resultados han sido validados en una muestra significativa de pacientes y con un grupo de control.

El artículo científico de la revista Dermatologic Surgery (julio de 2018) se titula: “Plasma rico en plaquetas, leucocitos y fibrina inyectables ( el PRF ) en el tratamiento de la alopecia androgenética“. Los autores son los investigadores médicos: Giovanni Schiavone, Andrea Paradisi, Francesco Ricci y Damiano Abeni,

La técnica de inyecciones de PRP (Plasma rico en plaquetas), metódo  para contrarrestar la calvicie, se ha consolidado durante varios años en tricología y se ha enriquecido con algunas variantes. Las últimas novedades son que un equipo médico de la IDI en Roma publicó el informe de una prueba clínica realizada en 168 pacientes con un grupo de control que usaba PRF, un concentrado de plasma de los mismos pacientes, enriquecidos no solo con plaquetas, sino también con leucocitos (glóbulos blancos) y fibrina.

El método PRP empieza cuando se retira del paciente con la ayuda de una vía, exactamente entre 60 y 120 ml de sangre, que se colocan en centrifugadora especial para concentrar el plasma. Así se consigue separar las células rojas y el filtrado de la parte más rica de plaquetas que a continuación se activa para que produzcan factores de crecimiento como PDGF (factores de crecimiento derivados de plaquetas). El plasma concentrado y enriquecido con plaquetas activadas se inyecta luego en las áreas del cuero cabelludo con falta de pelo, para promover la regeneración de los folículos capilares.

El método experimentado por los investigadores IDI de Roma proporciona un aumento de leucocitos y fibrinógeno en el concentrado final (y en general de todas las proteínas del plasma con un peso superior a 15 kDa). Otra variante específica de este método es el uso preliminar de microagujas (con Dermapen) en las áreas del cuero cabelludo en las que se realizarán las inyecciones de PRF. Esto causa microfisuras que son suficientes para la activación plaquetaria.

El sistema adoptado para este ensayo clínico incluyó dos aplicaciones, a los 3 meses de diferencia y para la evaluación se hicieron fotografías de todo el cuero cabelludo al principio del tratamiento y después de seis meses (después de 3 meses de distancia de la última aplicación). Estas fotografías se presentaron para la evaluación de la eficacia del método en un equipo de 5 especialistas (un cirujano plástico, un tricólogo, un epidemiólogo, un peluquero profesional y un fotógrafo experimentado de imágenes médicas).

El tratamiento con PRF en dos pacientes: antes (AC y EG) y después (BD y FH). Ambos diagnosticados con calvicie severa, evaluaron con una puntuación de +5 (es decir, “gran mejoría”).

Se ha adoptado una escala de evaluación que va de -7 a +7 con “0”, que significa “sin cambios” entre antes y después de las dos aplicaciones. Los números negativos expresan cualquier grado de deterioro y los positivos cualquier grado de mejora. Los autores del estudio establecieron que en el tramo “+4” la mejora debía considerarse significativa.

El grupo de control de los 29 pacientes que estuvieron en las listas de espera del tratamiento no mostraron cambios, mientras que el promedio de aquellos que se sometieron al tratamiento fue de 3’3 para mujeres y de 3’6 para hombres (el primero con una edad promedio de 36 años y la segunda de solo 28 años).

El tratamiento de PRF respecto a su efectividad va más o menos en línea con lo que en los últimos años se ha informado sobre el método PRP y sus variantes, aunque el mérito de este estudio es presentar una muestra de pacientes que están sujetos a un procedimiento científico estandarizado, que hace que los resultados de las pruebas sean científicamente más válidos.

Todavía estamos lejos de lo expresado por los títulos y el contenido de algunos medios de comunicación que hacen referencia al descubrimiento de una nueva cura para la calvicie, aunque el método PRF puede haber mejorado la clásica PRP, teniendo en cuenta su mayor éxito en la calvicie más grave en los hombres.

Los mismos medios que anunciaron el “descubrimiento” de esta cura para la calvicie, nos informan que este tratamiento cuesta 1.500€, pero esta cifra, en nuestra opinión, no le hace competencia al clásico transplante por lo que respecta al coste del tratamiento / beneficios / tiempo. Especialmente porque las mejoras del PRP deben mantenerse después de un tiempo con otras intervenciones y nada lleva a creer que esta variante puede ser una excepción.

Compartir.

1 comentario

Dejar una Respuesta